MONTAÑA RUSA

15:24



Subirse a un escenario es como subir en la montaña rusa. Justo antes de empezar sientes que algo te hace cosquillas por dentro. Que te tiemblan las manos, la voz y las piernas. Sientes incluso que es mejor que no. Estás a punto de echarte atrás pero una sensación muy fuerte te lleva a subir. Justo antes no piensas en nada y piensas en todo. Podría estallar una bomba y no darte cuenta. Una vez ahí, lo sientes. Algo así como cuando el carro está apunto de bajar la cuesta empinada y se queda parado justo en la cumbre. Es el clímax.Lo ves todo, desde arriba y en silencio. Un silencio sepulcral durante el que vuelves a pensar en todo y en nada. Y comienza. El carro baja a toda velocidad y sube de nuevo y vuelve a bajar, da una vuelta, dos vueltas... adrenalina pura y dura. Y después de haberlo "gritado" todo, de haber sacado las entrañas, acaba. Suspiras pero no de alivio por haber terminado, suspiras porque te has renovado. Es el momento de bajar. Ya no te tiemblan las piernas. Ya solo tienes ganas de montarte de nuevo...



Gema Cuéllar.



Te puede interesar

4 comentarios

Facebook

TWITTER

INSTAGRAM