SE CORTÓ UNA OREJA PERO NO LAS ALAS

13:02

"El viñedo rojo" Vincent van Gogh


Óyeme cuando te hablo. Y créeme cuando te digo que este mundo es una puta mierda si tu quieres. Ya sabes mi opinión sobre todo. Sabes que si, por casualidades del destino, llegara a ser presidenta del gobierno, instauraría "La utopía del tiempo libre". Todos trabajaríamos a media jornada, lo que duplicaría el trabajo y las personas con trabajo,  y tendríamos más horas para vivir y crecer. Más tiempo para besar, reír, pasear... Elije, más dinero o más tiempo. No te rías de mi. Yo puedo pensar lo que quiera. Y como presidenta del gobierno podría hacerlo. De camino, publicaría en el BOE una nueva ley que encarcelara, con la máxima pena posible, a todo aquel que te hiciera llorar. Pero eso ya es otro tema. A lo que iba. Este mundo sería mejor si no te cortaran las alas. Un pájaro que no puede volar no necesita estar en una jaula para sentirse encarcelado. Pero tienes que ser consciente de que nunca seré presidenta del Gobierno, seamos realistas. Seamos realistas. Ya estoy harta de la realidad. La realidad es que te dicen que tienes suerte, porque aun sin alas, tienes piernas. ¿Y cómo vas a llegar al cielo? Te dicen que subas por las escaleras. Sudando, vas subiendo sin ver el final. Por el camino te venden un vaso de agua a precio de oro. Y cuando alcanzas el último escalón, se alarga de nuevo. No te fustigues por no poder ser lo que quieres. No eres tú. Estás embotellada y tu propia respiración hace vaho en el cristal, y eso te impide ver. Todos vivimos en nuestra botella. Eso viene de fábrica. Algunas están vacías, te lo aseguro. Pero no es tu caso. Eres un buen vino, créeme. Escribe un mensaje y lánzate al mar. Que las olas te lleven a una isla. Salva la vida de algún naufrago. Ayúdale a construir una balsa y luego vuelve en forma de presidenta del gobierno de tu país, de tu realidad, de tus ilusiones, de tu locura. Vuelve habiendo tejido tu bandera. Y de paso... dime a dónde tengo que ir para cambiarme de nacionalidad. Me voy contigo.

Vincent van Gogh vivió su vida pintando cuadros. Porque era lo que sabía hacer. En vida sólo vendió un cuadro, el que ves arriba. Lo llamaban loco. Se cortó una oreja, pero no las alas.

Gema Cuéllar.

Te puede interesar

2 comentarios

Facebook

TWITTER

INSTAGRAM