EL LUGAR

16:12

Yo puse ahí mi corazón porque quise. Y ahí debe quedarse. Tal vez no es el lugar donde la gente suele poner el corazón, tal vez sea un despropósito. Pero yo quise dejarlo ahí y debe respetarse mi decisión. No quiero miradas incrédulas, ni cuchicheo a mis espaldas. Nadie debería criticarme ni atreverse, si quiera, a aconsejarme cambiarlo de lugar. No será el orden natural de las cosas y puede que muchos lo vean surrealista, pero, verdaderamente, y después de comprobarlo muchas veces, no hay mejor lugar para mi corazón que sus manos.

Te puede interesar

0 comentarios

Facebook

TWITTER

INSTAGRAM