by - septiembre 02, 2015


Mi Victoria

Me quedo tranquila
de haber tocado,
por un instante, la vida,
de haberme cortado
con el borde afilado
de su cuchilla
y de haberme curado,
yo misma,
con mi saliva.

You May Also Like

0 comentarios